PAISAJES PASAJEROS


En medio del prado inclinado, desde la ventana del estudio de Santiago Arranz, se ve un bloque cuadrado de acero, donde el artista ha esculpido la forma de una rosa vaciada. El acero es gris, duro. La rosa es aire vitalizante, como si el exterior del acero tuviera un interior suave y sedoso. Quien se inclina y mira la rosa, observa a través de los ojos del artista y ve lo que el artista ve: Árboles torcidos por el viento, una valla en la nieve, el rojo de las hojas en otoño, el brillo verdoso del agua en las nubes, la fiebre del naranja en el cielo al atardecer, la carretera de ensueño que desaparece en la curva, la soledad del árbol en el resplandor del cielo púrpura. No hay lugar a dudas, Santiago Arranz anima la acción en el silencio de su obra. Atrae al espectador con su rosa de acero y aire, a su paisaje, a su obra. No basta con mirar. Para Arranz mirar es entrar, es caminar por senderos donde el viento murmura a través de los colores, donde los colores desvelan el paisaje, donde lo banal es extraordinario. El artista hace participle al espectador de sus propias experiencias interiores, de la alegría, la ira, la felicidad, el entusiasmo, la euforia, hasta hacerle  cómplice. Llegado este momento, el espectador inclina la espalda hacia la rosa hecha de aire, plenamente consciente de que lo que ve en los paisajes pintados por Arranz  es su paisaje interior, y que el paisaje exterior está inseparablemente vinculado al paisaje interior del artista. El artista pinta un deseo.


Paul de Moor




CARTOGRAFÍAS DE LUZ III


La Galería A del Arte presenta los últimos trabajos de Prado R. Vielsa en una exposición con el título Cartografías de luz III.  En ella se presentan una serie de obras que nos proponen una cartografía emocional sobre la que construir deseos, sueños o realidades nuevas. Estas obras ponen especial foco en la memoria humana, los recuerdos y las emociones, y sus modos de intentar fijarlos para que, de alguna manera, perduren y creen huella, ya sea social o individual, abordando la complejidad y la profundidad poética en cada una de sus piezas.


Como escribió Sergio Sevilla*: “Prado parte de la fotografía para explorar nuevos caminos plásticos, gráficos y escultóricos investigando sobre la luz y el color como eje principal de su trabajo”.


En Cartografías de luz III, la artista trabaja con soportes transparentes, tramas y fotografía, tanto en plano como en volumen. En sus esculturas, consigue transformar las imágenes añadiéndoles aire y movimiento, mediante pliegues y curvas que no siguen ningún patrón, más bien surgen del diálogo que le provoca cada imagen. La disposición de los volúmenes cambia en cada una de ellas.


Sus obras exploran sus propias inquietudes e investigaciones sobre las características, el origen y la esencia de la luz y el color, así como las formas y transparencias que el propio material brinda.


Prado consigue modelar los acetatos, a través de un sistema de permutaciones y combinaciones, de pliegues y giros. Sus obras son luz y color.  Cada una de ellas, en los diferentes formatos presentados, se convierte en un mapa único y peculiar de lo más interno del ser humano.  El interés de Prado por la cartografía provoca que trascienda a una parte subjetiva y anímica: la memoria y los recuerdos, las emociones, los sueños y los deseos, la parte más espiritual que todo individuo intenta fijar, en cierto modo, con sus propias huellas, sus actos, sus consejos y sus palabras.   Prado R. Vielsa consigue transmitir todo ello a través de sus cuidadas impresiones sobre acetato, llenas de colores con entramados repetitivos.  Son tramas recogidas de sedimentos reales, pero que desde luego quieren ir más allá y ser reflejo de la espiritualidad de cada uno.  Con la técnica de impresión térmica logra generar transparencias de luz, dibujo y color.  A partir de aquí, la artista ya siente que puede manipular, doblar y ondular un material que domina a la perfección y con el que traslada sus inquietudes creativas de tal manera que consigue modelar la luz a través de la forma, el aire, el volumen y, por supuesto, el color.


En esta exposición podemos apreciar como esta creadora ha llevado más allá su investigación y su reflexión en torno a la luz, el color, el volumen y las texturas, al agitar los cimientos de nuestra interioridad y, por tanto, nuestros pensamientos.  La singularidad de cada obra aquí expuesta, reside en el ritmo de sus pliegues, colores y, además, en la transparencia y en las luces y sombras que la propia obra proyecta sobre las paredes, que dibujan una nueva lectura plástica de la obra.



Ana Revilla



*S. SEVILLA, “Cartografía de la luz” de Prado R. Vielsa en el Espacio Tránsito, en Made in Zaragoza, 26 de octubre de 2021. http://madeinzaragoza.es/blog/cartografia-de-la-luz-de-prado-r-vielsa-en-el-espacio-transito/


PAISAJES PASAJEROS // CARTOGRAFÍAS DE LUZ III

del 25 de noviembre al 30 de diciembre 2021

EntradaENTRADA.html
ArtistasARTISTAS.html
Exposición
actual
Trayectoria
exposiciones anterioresTRAYECTORIA_GALERIA.html
NoticiasNOTICIAS.html
Obra 
gráficaOBRA_GRAFICA.html
ContactoCONTACTO.html


SANTIAGO ARRANZ // PRADO R.VIELSA


© 2014 Galería A del Arte

Calle Fita nº19,  local. 50005 Zaragoza +34 976 221 757


 

Subvencionado por